Los pseudo-renacentistas

Gran parte de la admiración que muchos sienten por personajes como Leonardo da Vinci viene del hecho de que constituyó el arquetipo del polímata (u hombre del renacimiento). Un hombre que estudió, descubrió y creó cosas increíbles en áreas tan distintas como la ingeniería, las artes, la medicina, o la arquitectura, por mencionar sólo algunas, es sinceramente admirable.

Con la evolución de las sociedades y los contínuos avances y descubrimientos en las artes y las ciencias, ser un hombre del renacimiento se hizo cada vez más difícil, tendiendo las sociedades más bien a formar profesionales especializados. Es así como el conocimiento se va dividiendo en áreas, carreras, especializaciones y subespecializaciones. Esto es, por supuesto, una evolución natural, dado que a medida que el conocimiento en un área determinada se va ampliando, es cada vez más difícil abarcar diversos tipos de conocimiento con la profundidad necesaria.

En los últimos años, sin embargo, con la masificación de la automatización por una parte, y las tecnologías de información por otra, se conjugan dos hechos de particular importancia: la simplificación de las tareas diarias (lo que al menos en teoría deja más tiempo libre) y el acceso fácil y casi inmediato a nuevas fuentes de conocimiento. Esto hace que cada vez sea más común el estudio y práctica de profesiones tan disímiles (en apariencia) como la medicina y la música, la ingeniería y el cine, o  la arquitectura y la informática, por mencionar algunas. Y esto lejos de ser negativo, es positivo y enriquecedor.

El downside de todo esto viene más bien del hecho de que por “lo fácil” que resulta el acceso a la información, no siempre de calidad, algunas personas tienden a subestimar el valor del conocimiento formal, y es así como vemos gente que por ver La Ley y el Orden se creen especialistas en derecho, o por ver CSI se creen criminólogos, o con 7 temporadas de Dr. House piensan que pueden diagnosticar y tratar una enfermedad. Personas que por estar todo el día leyendo Wikipedia y por tener la capacidad de escribir en redes sociales o en un blog, se creen autoridades no en una, sino en múltiples materias, con “conocimientos” que dejarían en ridículo a Newton, Galileo o Leibnitz.

Son estas personas, genios con un océano de conocimiento, pero de un centímetro de profundidad, las mismas que piensan que Imhotep es sólo el nombre de un personaje de cine, y no de un verdadero polímata.
Imagen: Abode of Chaos via photopin [cc]

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.